FANDOM


Cosas de Vuelo (The Flight Stuff en inglés) es el episodio 12 de Defensores de Berk y el número 32 de toda la serie. Es precedido por El Resurgimiento del Skrill, Segunda Parte y sucedido por Liberen a Scauldy.

TramaEditar

Patán queda convencido de que se está muriendo y deja al pequeño Gustav a cargo de Dientepúa. Pero cuando él se recupera "milagrosamente" le exige al niño su dragón de vuelta, por lo que Gustav decide conseguir su propio dragón y entrar a la academia de dragones, lo quieran o no.

SinopsisEditar

El episodio comienza con el joven Gustav montando una oveja en la academia (mientras que los jinetes no están), jugando a ser un jinete de dragones. Sin embargo, Gustav le prende fuego a un cajón accidentalmente y se alarma sin saber qué hacer. Afortunadamente, llegan los jinetes y apagan el fuego, entonces Hipo le reta y le dice que no puede jugar en la academia. Gustav le contesta que no estaba jugando, que quiere ser un jinete, pero Patán le dice que todos los puestos están ocupados y que la única forma de que se una es si alguno muere.

Irónicamente, es Patán quien va a morir. Él está convencido de que se está muriendo, ya que vio tres de las cinco señales del Valhalla. Los jinetes intentan decirle que esas señales son puro chisme de vieja, pero él está totalmente convencido de lo que vio, así que deja al pequeño Gustav como su reemplazo. Hipo no está para nada de acuerdo con esto, pero justo cuando le dijo que solo vio tres señales, la cuarta aparece: el ave de la muerte. Viendo esto, a Hipo no le queda más opción que dejar que Patán entrene a Gustav mientras él y los otros jinetes van a una misión de reconocimiento a la Isla de los Marginados.

Desde lejos y en un ángulo poco favorable, los jinetes solo alcanzan a ver que los marginados y Berserkers están construyendo algo enorme. Los gemelos proponen hacerlo explotar de una, pero Hipo rechaza la propuesta y ordena buscar más pistas sobre los planes de sus enemigos. De vuelta en la academia, Patán entrena a Gustav lo mejor que puede, sin embargo, en cada ejercicio el pequeño Gustav termina quemado, golpeado o comido. Horas más tarde, Patán por fin da por finalizado el entrenamiento y le dice al pequeño vikingo que está listo para ser su reemplazo y le entrega a Dientepúa. Una vez alejados los suficiente, Hipo le dice a Patán que no se está muriendo realmente y que Gustav no está realmente listo para ser un jinete; hay mucho más en entrenar un dragón que darle de comer y montarlo, dos tareas que Gustav ni siquiera puede cumplir bien. Patán intenta justificar que el niño está listo y, acto seguido, se despide por última vez de los jinetes, especialmente Astrid. Harto, Hipo le dice por última vez que no se está muriendo, pero justo aparece la quinta señal: la maldición del Ovejero que hace que un rebaño de ovejas siga a todas partes al moribundo. Patán entra en pánico y hace como que muere, aunque en realidad solo se desmalla e intenta convencer a Hipo de aceptar a Gustav en el equipo con sus últimas palabras. Hipo sigue sin aceptarlo y dice que la única manera de ser un jinete es si tanto el dragón como el jinete tienen experiencia. Gustav parece enojarse y se va, entonces Patán decide ir con su segundo plan: que lo entierren a él junto a su dragón. Los gemelos comienzan a cavar un pozo en la academia.

Profundo en el bosque, Gustav busca un dragón digno de él y, luego de rechazar un par de Terrible Terrores y un Nadder, decide entrenar un joven Pesadilla Monstruosa mientras recuerda lo que dijo Patán sobre estos dragones. Confiado, el pequeño vikingo intenta entrenarlo, pero falla. El dragón estaba por matar a Gustav hasta que huele comida en la bolsa del niño. Usando un entrenamiento básico, Gustav usa el pescado para amigarse con el dragón, pero este intento también falla ya que se lo tira en la cara del dragón. Furioso, el Pesadilla Monstruosa persigue a Gustav para comérselo.

De vuelta en la academia, los jinetes buscan una nueva ruta a la isla de los Marginados hasta que son interrumpidos por un joven Pesadilla que entra al lugar con Gustav montado en él, y a continuación el niño introduce a su dragón como Puadiente, nombre que hace enojar a Patán. Gustav intenta demostrar que está listo para ser un jinete y mientras lo hace, a Patapez se le ocurre una idea: Al pretender que Gustav es un buen reemplazo de Patán, quizá lo convenzan de una vez por todas de que no se está muriendo. Tanto a Astrid como a Hipo les agrada esta idea e Hipo comienza a ejecutarla dándole unos ejercicios a Gustav. El niño y su dragón realizan terriblemente todos los ejercicios, pero Hipo finge y les dice que lo hicieron bien. La ira de Patán crece cada vez más hasta que comienza a arrepentirse de que su último deseo fuera que Gustav lo reemplazara, mientras que el resto de los jinetes se ponen a adular al niño.

Sin embargo, Patán se da cuenta de su plan y les dice que solo están tratando de convencerlo de que no se está muriendo. Cuando Hipo le habla, se da cuenta de que Patán se ha estado rascando el trasero todo el día y él le dice que rellenó sus pantalones con hierba porque los gemelos le dijeron que eso previene que se le excorie la piel de estar tanto tiempo sentado en la montura. Hipo sospecha que los gemelos le han estado tomando el pelo por un largo rato y, aunque ellos lo niegan, esto se confirma cuando Eructo y Guácara sueltan gallinas en sus manos.

Ya que Patán no se da cuenta por sí solo, Hipo y Astrid le dicen que los gemelos le han estado jugando una broma y que en realidad no se está muriendo. Esto tranquiliza mucho a Patán. En cuanto a Gustav, él fue echado de la academia por Patán. Mientras él persigue con furia a los gemelos, Estoico entra a la academia para hablar con Hipo. Le dice que el mercader Johann escuchó a Dagur y los Berserkers decir que iban a probar su nueva arma. Hipo sospecha que se trata de lo que vio más temprano.

Hipo ordena a los jinetes ir a investigar a la isla de los Marginados y Estoico les dice que no se enfrenten al enemigo. Sin embargo, Gustav escucha la conversación y decide ir a la isla y enfrentarse a los berserkers para probar que es merecedor de ser un jinete de dragones. Más tarde esa noche, Astrid distrae a los berserkers para que Hipo y Patán puedan echarle un mejor vistazo a la nueva arma. Sin saberlo, estaban cayendo en una trampa que Dagur había planeado. Tan pronto como comienza la emboscada, Gustav emerge a la batalla, sorprendiendo a Dagur. Sin embargo, los guardias berserkers y marginados lo acorralan rápidamente. Hipo le dice que use su grito de guerra para decirle a su dragón que se prenda fuego, pero Gustav se asusta y huye de la batalla.

Hipo y Chimulelo son atrapados con redes y caen cerca de las tropas enemigas. Patán intenta hacer que Gustav ayude a Hipo, pero el niño está muy asustado y piensa que no puede. Entonces lo alienta diciéndole que es jinete de un Pesadilla Monstruosa y le recuerda lo que dijo sobre estos dragones. A tan solo unos minutos de la muerte de Hipo y Chimuelo, Gustav finalmente se une a Patán en su ataque contra los berserkers. Cuando Chimuelo logra liberarse, los tres destruyen el arma de Dagur y vuelan devuelta a Berk. Hipo se siente orgulloso de los dos y los felicita. Cuando Dagur se pregunta qué es lo que salió mal, Salvaje le dice que posiblemente fue la ejecución del plan, aunque Dagur interpreta el otro significado de la palabra ejecución. Los Berserkers y los marginados se retiran en pánico.

Hipo le informa a su padre que Dagur le filtró a propósito la información al mercader Johann para que se la diera a los jinetes y así atraerlos a una trampa. Estoico simplemente se alegra de que volvieran sanos y salvos. Gustav está seguro que no podrá entrar en la academia debido a la forma en que actuó, pero para animarlo, Hipo le dice será el primer jinete junior auxiliar en entrenamiento. Gustav se pone contento, pero Hipo también le dice que deberá estudiar mucho, limpiar los establos y dejar de volar sin permiso. Además, deberá dejar a Púadiente en libertad ya que ninguno de los dos está preparado, lo cual Gustav entiende. Hipo y Patán acompañan al niño al lugar donde conoció a su dragón. Gustav le dice que queda libre, pero Púadiente quiere quedarse con él. Gustav le ordena una segunda vez con tristeza y su dragón se interna con tristeza en el bosque.

Hipo le dice que fue la decisión correcta, a pesar de que también fue la más dura, mientras que Patán presume de que no hay nadie que pueda reemplazarlo en la academia. Gustav decide quedarse un rato solo en el bosque para reflexionar. En el momento en que Hipo y Patán se van, el niño revela que fue solo un montaje y llama a su dragón. En esta reunión privada, los dos deciden que seguirán entrenando en secreto en el bosque, entonces Puadiente muerde a Gustav y se lo lleva mientras él se ríe contento.

Eventos importantes Editar

  • Gustav se une temporalmente a la Academia de Dragones de Berk.
  • Gustav decide entrenar su propio dragón.
  • Hipo le promete que algún día será parte de la academia.

Curiosidades Editar

  • Según Patán, a Patapez le dan miedo las alturas. Aunque eso nunca ha sido negado o confirmado, sin embargo, Patapez no lo niega.
  • Patán levanta tres dedos cuando dice "cuarta clase". Este chiste se repite en Congelado, aunque el resto de los personajes se da cuenta esta vez. Es posible que haya sido un error y no un chiste intencional.

Galería Editar

Jws1147.png

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.

También en FANDOM

Wiki al azar