FANDOM


Gustav se ha ido (Gone Gustav Gone en inglés) es el sexto episodio de Dragones: Carrera al Borde y el número 46 de toda la serie. Es precedido por el episodio "El Gran Hombre de Berk" y sucedido por "El Reino de los Gusanos de Fuego".

Trama Editar

Gustav afirma que esta listo para ser Jinete, sin embargo, por "malos tratos" por parte del grupo, cambia de planes.

Sinopsis Editar

Salvaje y los Berserkers terminan de buscar los objetos valiosos de La Guadaña, el barco principal del Cementerio de Barcos donde se encontraban los tesoros del Mercader Johann, sin embargo, Dagur se molesta por no encontrar lo que estaba buscando, el Ojo del Dragón.

En la Orilla del Dragón, Astrid llega corriendo a avisar a Hipo sobre las malas noticias que iba recibiendo: Gustav venía a mudarse a la Orilla para convertirse en un Jinete de Dragón, como Hipo le había prometido años atrás.

Un rato después, Hipo le pide a Astrid que cuide de Gustav él trabaja con el Ojo de Dragón, ella queriendo negarse, sin embargo, acepta a regañadientes porque Gustav y Diente ya están causando problemas por la Orilla del Dragón.

En la Arena, Astrid le pide a Gustav que la ayude a lanzar objetivos para disparar con Tormenta, sin embargo, Gustav se distrae fácilmente viendo a Astrid, haciendo que se olvide de lanzar la señal, haciendo que Tormenta disparara sus espinas hacia donde Gustav estaba parado. Afortunadamente, Astrid logró usar su hacha para evitar que las espinas golpearan a Gustav, sin embargo, haciendo que ella cayera sobre Gustav.

Astrid, molesta, se dirige con Gustav a la cabaña de los gemelos, donde Astrid lo deja para que les “ayude” a ellos con sus tareas. Sin embargo, lo único que hizo fue llenar la “Fosa de jabalíes” de los gemelos, haciendo que Brutacio se molestara. Por esto, Gustav se dirige con Patapez, quien lo invita con Diente a hacer meditación tranquila en su fuente termal, para enseñarle a Gustav cómo ser centrado. Sin embargo, cuando Patapez les pide que respirar hondo, Diente respira fuego en los topiarios de Patapez, incendiándolos totalmente.

Unas horas más tarde, Patán se dirige a la cabaña de Hipo con Gustav para quejarse de él y de todos sus daños. Sin embargo, como Hipo no está, deja a Gustav libre en su cabaña y él se retira. Gustav comienza a buscar en las cosas de Hipo, causando incendios con Diente a la vez, cuando encuentra un mapa de un supuesto tesoro. Gustav roba el mapa y sale a buscar con su dragón, para probarle a Hipo que tiene lo necesario para convertirse en Jinete de Dragones.

Cuando entran en una cueva, Gustav le pide a Diente que se prenda en fuego para iluminar la cueva, pero cuando la cueva tembló de repente, el mapa se prendió en el fuego. Por suerte, Gustav le dice a Diente que también había traído el Ojo del Dragón. En el camino, la cueva vuelve a temblar, creando un enorme agujero en el suelo. Esto hace que Gustav casi cayera al hoyo, sin embargo, Deinte logró salvarlo, pero el Ojo del Dragón si se había caído al agujero. Al ver eso, Gustav se lanza para agarrarlo, pero afortunadamente alguien lo salva, Hipo, quien lo lleva de vuelta, molesto, a la Orilla del Dragón.

Ya en la Orilla, Hipo regaña a Gustav sobre todos los daños que causó y lo que hubiera pasado si Dagur robaba el Ojo del Dragón, a lo que Gustav responde sobre el tesoro y que si lo encontraba llegarían a aceptarlo. Sin embargo, Hipo le dijo que no hay ningún tesoro en esa isla. Gustav se disculpa por sus acciones, diciendo que sólo quería demostrar que era capaz, pero Hipo lo humilla diciendo que lo único que demostró es que era irresponsable, inmaduro y no lo suficientemente confiable como para ser uno de ellos.

Por la noche, mientras alimentaba a Diente, Gustav se burla de Hipo después de ser regañado, ya que ha hecho todo lo que los Jinetes le dijeron por 2 años como para ser “recompensado” de esa manera tan mala. Así, Gustav se va de la Orilla, diciéndose a sí mismo que los Jinetes rogaran a que regrese de nuevo con ellos.

Mientras que vuelan de vuelta a Berk, una red de cazadores los atrapa a él y a Diente. Ya en la cubierta, Dagur cree que es uno de los Jinetes, pero se decepciona al ver que solo era un niño. Dagur le pide que le diga quién es, mientras que él sólo revela su nombre, negándose a divulgar más información. Sin embargo, cuando Dagur le ordena a Salvaje que lo tire al mar, Gustav habla diciendo que conoce a los Jinetes. Dagur pregunta qué tiene que ofrecer, Gustav diciéndole que puede conseguirle el Ojo de Dragón.

A la mañana siguiente, Gustav y Diente están felices por el buen trato. Mientras comen, Dagur propone un plan para obtener el Ojo del Dragón, pero Gustav concluye en que el plan fracasará , por lo que el niño propone su plan.

En la Orilla del Dragón, los Jinetes se enteran de la ausencia de Gustav, pero no pueden alegrarse ya que no saben si está a salvo. Poco después, Diente llega, aparentemente preocupado, mientras Hipo y Patapez notan una nota que lleva en el cuerno. La nota les informa que Dagur tiene a Gustav atrapado y sólo lo liberará si Hipo le entrega el Ojo de Dragón. Mientras Hipo se prepara para partir, los Jinetes le proponen que lo acompañen, pero Hipo les dice que no pueden, ya que Dagur los quiere solos a él y a Chimuelo.

Cuando Hipo llega al barco de Dagur, él exige que Hipo le entregue el Ojo de Dragón primero y luego dejará que el niño se vaya. Cuando Hipo le dice a Gustav que regresara con él, después de entregar el artefacto, Gustav revela que ahora es aliado de Dagur, traicionando a Hipo. Él  trata de decirle que no es buena idea meterse con Dagur, pero Gustav le dice que sabe exactamente lo que está haciendo.

Al día siguiente, Gustav lleva a Dagur a la isla que ya habían visitado antes, donde estaba el tesoro. Antes de entrar, Gustav persuade a Dagur de dejar a sus hombres afuera, ya que podrían tomar el "tesoro" por su cuenta, por lo que Gustav, Diente y Dagur entrar en la caverna solos. Mientras Gustav deja que Diente ilumine el mapa del Ojo del Dragón, Dagur nota que la caverna está empezando a temblar violentamente, pero Gustav le dice que se acostumbrara a eso pronto. Cuando Gustav informa a Dagur que están muy cerca del "tesoro", el niño ciega a Dagur con la luz que proyecta el Ojo de Dragón, haciendo que su visión se hiciera mala. Gustav rápidamente aprovecha esto para esconderse de Dagur, pero él fácilmente lo ve, en eso, aparecen Hipo y Chimuelo para ayudar a Gustav.

Esto revela que todo Gustav fue un plan de Hipo y Gustav, pero Dagur logra quitarle el artefacto al niño. Hipo le dice a Dagur que se lo entregue, pero Dagur tira el Ojo del Dragón en uno de las grietas de la cueva. Rápidamente Gustav se lanza a recuperarlo, Hipo y Chimuelo detrás de él para rescatarlo.

Finalmente, una roca golpea a Chimuelo, haciendo que los tres cayeran al fondo de la cueva, dónde Gustav encuentra el “tesoro”, que era una lente del Ojo del Dragón. Ya con el tresoro y el Ojo del Dragón en manos, los tres regresan a la Orilla. 

Ahí en la Orilla, Gustav se prepara para volver a Berk, ya que como de costumbre, su madre notaría su ausencia (después de tres días), por lo que tendría que retirarse, no sin antes Hipo decirle que "algún día" podría ser un Jinete de Dragón.

Curiosidades Editar

Galería Editar

Para ver la galería de este episodio haga clic aquí.

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.

También en FANDOM

Wiki al azar